Reikiavik es una ciudad pequeña. En el centro, lo mejor es desplazarse a pie. También puedes alquilar una bicicleta municipal o montar en el autobús local, de color naranja.

Las atracciones más espectaculares de Islandia quedan fuera de la capital, en el entorno silvestre, y para disfrutarlas lo mejor es alquilar un coche. En Tripsteri App hallarás instrucciones para moverte en este medio de transporte.

Una carretera asfaltada de 1.300 km da la vuelta a la isla. El límite de velocidad es de 90 km/h, y en algunos tramos la carretera es bastante revirada. Es recomendable calcular tiempo de sobra para visitar la isla en coche. Conduciendo con tranquilidad, se puede recorrer en una semana. Si quieres hacer alguna excursión a pie o a caballo, o visitar algún glaciar, calcula unos diez días.